martes, 13 de septiembre de 2016

LA CAÍDA DE LA HOJA.

Se va el estío
y el hastío
da muerte dorada
a la hoja caduca.

El viento canta un aria triste
mientras la hojarasca danza
y hay lágrimas suspendidas
en cada trozo de aire.

Vuelve a paso lento
la melosa melancolía
por el sendero alfombrado
de ángeles caídos.

El árbol viejo se desnuda,
resignado,
esperando las nieves
que abriguen sus maderas.

Otoño llega,
navegando un pentagrama de violonchelo,
grave melodía de luz anaranjada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

A FRANQUEAR EN DESTINO.

Entre las camisas ahorcadas, huecas de mí, hay aún sitio para otro hábito que monje nuevo haga para cualquier próximo rito. Porque me...