viernes, 19 de junio de 2015

DEL CAMINO

En ruinas.

Vivo, 
que vivo yo en un camino, 
una cuneta, 
un sendero, 
junto a un lecho de aguaceros,  
montañas 
de negra entraña, 
aires de gaita 
y hollín. 
Vivo, 
habito asfalto peregrino, 
vía de luces cansadas, 
galanes de barricada 
y damas de matinal domingo. 
Hoguera de Junio 
pagana y feligresa, 
bautistas y boticarios mártires 
de alguna huelga pasada. 
Sangre ácida de manzana 
rompiendo en cáliz templario 
para lavar nostalgias 
de tiempos de relumbre. 
Vivo, 
porque de donde estoy soy, 
si quiero y cuando gusto, 
en un valle de tránsito, 
en un quejido vaquero 
de aceras grises 
y camisa blanca 
de esperanzas no perdidas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

A LA DÉCIMA VA LA VENCIDA.

A esta altura del camino  pesa menos la conciencia,  se toman ciertas licencias,  se asume que no hay destino.  La leve fuerza del sino  no ...