viernes, 19 de junio de 2015

DEL CAMINO

En ruinas.

Vivo, 
que vivo yo en un camino, 
una cuneta, 
un sendero, 
junto a un lecho de aguaceros,  
montañas 
de negra entraña, 
aires de gaita 
y hollín. 
Vivo, 
habito asfalto peregrino, 
vía de luces cansadas, 
galanes de barricada 
y damas de matinal domingo. 
Hoguera de Junio 
pagana y feligresa, 
bautistas y boticarios mártires 
de alguna huelga pasada. 
Sangre ácida de manzana 
rompiendo en cáliz templario 
para lavar nostalgias 
de tiempos de relumbre. 
Vivo, 
porque de donde estoy soy, 
si quiero y cuando gusto, 
en un valle de tránsito, 
en un quejido vaquero 
de aceras grises 
y camisa blanca 
de esperanzas no perdidas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

NO DEJÉIS.

Tras la celosía de un confesionario oscuro se camufla el mal engullendo pecados. En los altares, carne y sangre en ofrenda y sermón ...