lunes, 18 de octubre de 2010

VASO ROTO

En días en que un vaso rompe
su vacío inunda las estancias
y cientos de cristales huérfanos
lloran, dispersos,
por el cautivo bajo un mueble terco.
Cautivo entre el polvo añejo,
resabiado y presto al corte a traición,
en venganza
por el abandono.
El líquido se expande,
inválido,
tullido para la bebida,
asumiendo destino de mocho,
muerte en sucio con lejía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

LAS PALABRAS QUE NO EMIGRAN.

En la rendija está la huída y en la bisagra lo posible mientras el viento amarillo barre las aceras negras. En tu mirada de almíbar ...