viernes, 29 de octubre de 2010

UN INSTANTE

Morir cuesta un segundo,
quizá menos,
y vivir cuesta mucho,
toda una vida.
Y viivir doliendo es más caro,
no es rentable,
porque vivir hay que vivirlo,
vivir,
reír,
llorar a veces
pero sentir,
no comulgar con hielo,
hostias de carámbano
para absolvernos de  nada,
de pecados inventados
por la mente ansiosa
de crear conflicto.
Y no será el conflicto
el motor cierto
de la vida,
que el motor es la luz,
desparramada en caricia,
la música en nota de susurro.
Si vivir es breve,
la muerte es un instante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

LAS PALABRAS QUE NO EMIGRAN.

En la rendija está la huída y en la bisagra lo posible mientras el viento amarillo barre las aceras negras. En tu mirada de almíbar ...