viernes, 6 de julio de 2012

A PROPÓSITO DEL BOSÓN

Ahora sé de la partícula
que nos forja en masa necia, 
el principio de la esencia 
del guión de la película. 
Pero seguimos aquí, 
conectados y enemigos, 
seguros de ser ombligo, 
del Universo el confín. 
Somos sólo mezcla pura 
de metales y elementos.
La quijada del jumento 
de Caín y su locura 
es de la misma pasta 
que la mano más amiga, 
lo que atesora la hormiga, 
lo que la cigarra gasta. 
Hay quién dice que eso es Dios, 
el bosón acelerado, 
por mantener el negociado 
de gestores de temor. 
Surgimos del estallido 
y a cada poco estallamos, 
las miserias salpicamos 
y nos engulle el olvido. 





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

NO DEJÉIS.

Tras la celosía de un confesionario oscuro se camufla el mal engullendo pecados. En los altares, carne y sangre en ofrenda y sermón ...