viernes, 9 de marzo de 2012

Un sueño denso,
un suspiro ahogado,
abrir los ojos
en tiempo ajeno.
No recojas las prendas
arrancadas a fuego,
déjalas florecer
junto al sofá discreto.
Desvelar engaño
tramado en la inocencia
con torpe pretensión
de avivar tragedias.
La mano suave
esconde piedra
que hiere lo sentido.
Canta en murmullo
nanas de agua turbia
que vierte ese cuaderno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

NO DEJÉIS.

Tras la celosía de un confesionario oscuro se camufla el mal engullendo pecados. En los altares, carne y sangre en ofrenda y sermón ...