sábado, 24 de marzo de 2012

QUERENCIA PURA

Qué negros ángeles
sobrevuelan tu cabeza,
pequeño cántico desafinado,
para que huyas del calor
de la luz limpia
que te ofrezco.
Tanto ocultar,
negar lo cierto,
te modeló en falso
la razón en crecimiento.
Y ahora me dueles,
amputación parcial
de mi mejor carne,
y no me sedan
los cantos de sirena
en la odisea de tu breve vida.
Puedo ejercer derecho
de papel timbrado
pero optaría por la querencia pura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

A FRANQUEAR EN DESTINO.

Entre las camisas ahorcadas, huecas de mí, hay aún sitio para otro hábito que monje nuevo haga para cualquier próximo rito. Porque me...