viernes, 8 de junio de 2012

PRECIADO SIN PRECIO



En el gran circo
que anestesia a los humildes, 
no sólo brillan los trapecios, 
los malabares y las fieras. 
A veces brilla el operario, 
el de la sonrisa limpia 
que acomoda a los niños 
y levanta a las estrellas 
a golpe de polea. 
Humano de error humano, 
de ojera trasnochada, 
de humana rabia honrada 
ante las cornadas vitales.
El que triunfa en lo pequeño. 
Y al pequeño engrandece 
y si fracasa se va, 
y se va sin querer, 
sin que nadie quiera, 
se va. 
Siempre sin precio, 
apreciado siempre, 
siempre Preciado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

A LA DÉCIMA VA LA VENCIDA.

A esta altura del camino  pesa menos la conciencia,  se toman ciertas licencias,  se asume que no hay destino.  La leve fuerza del sino  no ...