martes, 24 de abril de 2012

DICHO

Sobre mojado diluvia,
como a menudo
y el perro flaco
en pulgas se abriga.
Aunque nunca llovió
que no escampara,
mas de mil son las aguas
de este abril
con el que se me premia.
No llegará mi sayo
hasta el cuarenta
del vecino mayo,
por lo raído,
marchitas las flores
que prometí a María.
No duraré los años
que este mal,
aun no llegando a ciento,
pues no soy de rogar a Dios,
ni porto mazo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

BARCELONA.

Al grito de dioses viejos y odios cultivados, se siegan vidas al paso para germinar rabia en bruto. Tras la sangre injusta y alguna p...