martes, 24 de abril de 2012

Con la suerte a fin de mes,
talud de enero indefinido,
de esta primavera ha venido
una golondrina a mis pies
que sobre mi empeine anida
cada vez que intento un paso,
con el lodo del fracaso
la zancada paraliza.
Inmigrante sin visado
que mis afanes ocupa
borrando lo escriturado. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

LAS PALABRAS QUE NO EMIGRAN.

En la rendija está la huída y en la bisagra lo posible mientras el viento amarillo barre las aceras negras. En tu mirada de almíbar ...