sábado, 4 de agosto de 2012

ARQUEÓLOGO DE LA LLAGA

Qué afán con mover los vientos
para inundar de arenas
el solar de mi pecho.
Arqueólogos de la llaga
explorando escozores
para hendir la sonda
y que broten amarguras.
Risueños en dolor ajeno
para obviar lo propio.
Pero también mana sedimento
de rabia antigua
que envenena el aire
y la asfixia se contagia. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

LAS PALABRAS QUE NO EMIGRAN.

En la rendija está la huída y en la bisagra lo posible mientras el viento amarillo barre las aceras negras. En tu mirada de almíbar ...