sábado, 28 de enero de 2012

ORZÁN

Lloran gaitas de espuma
en Orzán por los valientes.
Una noche estúpida
de tercas mareas festivas
se llevó los afanes
de quién no vio muerte propia
 para espantar muerte ajena.
 Es el cincel del servicio quién,
a veces, graba lápida, 
dolor huérfano en las casas
sedado por luz de orgullo.
El honor de lo obligado,
sin poder ser exigido,
tantas veces malogrado,
tan pocas agradecido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

PARA QUÉ PREOCUPARSE.

Entended que no somos en proporción a lo que existe, a lo que sabemos que es y que vivir es pestañeo de un Dios imaginado. Para qué pr...