domingo, 29 de enero de 2012

CANCIÓN DE ALMIRANTE

Recuerdo que compré una luna llena
para eludir  las noches de cantina,
que suelen traer penas
y no indultan condenas.
Pero forzó marea en la salita
e inundó mi alma de su arena,
de espumas la alacena.
Pero quiero su sal para mi adobo,
si me falta la luz de ella la tomo.
Por mi ella orbita
y en su camisa
escondo las sonrisas que le robo.
A veces se estrecha la carretera,
y puede que se empine la escalera,
pero hay aliento
para el intento,
y se retoma el rumbo en mi patera.
Porque yo no soy más que un inmigrante
vestido con el frio del estrecho,
pero en el pecho,
escondo mis papeles de almirante.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

ME VIERON.

Me vieron en el funeral de un punto muerto y yo disimulando. Soplé velas numeradas, sin presión desde una boca inhábil, celebrando u...