lunes, 13 de febrero de 2012

ME ENSEÑARON

Me enseñaban, entonces,
que trabajar era el camino,
que la honradez la vestimenta
y la cultura el equipaje.
Ahora el camino es sendero
mientras mi terno se aja
y mi maleta se agrieta
sin etiqueta de embarque.
Mi madre de piel de lejía,
de amoniaco en suelo ajeno,
aquellas cosas decía
sin creerlas, ahora pienso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

A LA DÉCIMA VA LA VENCIDA.

A esta altura del camino  pesa menos la conciencia,  se toman ciertas licencias,  se asume que no hay destino.  La leve fuerza del sino  no ...