viernes, 16 de noviembre de 2012

Lo de hoy

Que me digan los que saben
de los pesos y las escalas
dónde escondieron lo posible
que me correspondía en derecho.
Pero callan, ocres y neutros,
con la verdad extraviada.
Entonces hablan los sabios,
apóstoles de los edenes,
henchidos de doctrinas
comprimidas en poca letra,
obviando lo perpetrado
y vendiendo trayectoria errática.
Ya no me atraen farolillos
de verbena remangada
pues falso es el sudor impostado.
Y seguirán ahí,
cabalgando columnas,
sabedores de las órbitas,
cadencias y querencias
del rebaño endémico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

NO DEJÉIS.

Tras la celosía de un confesionario oscuro se camufla el mal engullendo pecados. En los altares, carne y sangre en ofrenda y sermón ...