viernes, 14 de marzo de 2014

De la soleá a la toná

Empapado de sur,
de luz y viento,
de redoble colorido
y voces en quiebro,
retorno al norte
donde la nube habita
y el verdor es hábito.
Dejo las herraduras
de las moriscas arcadas
y la reja en arabesco
para volver a la ojiva
o al medio punto
en sillería.
Las aguas lentas
de los ríos amplios,
cambio por el torrente
y las espumas fieras.
De la soleá
a la toná
hasta próximos recesos.

6 comentarios:

Comente si quiere que se publicará si me place.

NO DEJÉIS.

Tras la celosía de un confesionario oscuro se camufla el mal engullendo pecados. En los altares, carne y sangre en ofrenda y sermón ...