viernes, 14 de febrero de 2014

DÍA.

La convención en ramo,
la fecha manida y el almizcle,
fundido en ocre.
Santoral de afectos,
carnes y mieles,
pétalos perdidos
por sábanas apaisadas
y la torpeza
de vivir suspenso
de lazos de abrigo.
Somos eso,
amasarse como alivio,
abrevaderos de alientos
persiguiendo plenitudes
para sellar los pliegues.
Será el absurdo,
pero será. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

VIVIR AL CABO.

Disipadas las pirotecnias en la agonía del espumillón vuelve el frío del día común de otro año incierto. En los propósitos uno sólo, ...