viernes, 14 de febrero de 2014

DÍA.

La convención en ramo,
la fecha manida y el almizcle,
fundido en ocre.
Santoral de afectos,
carnes y mieles,
pétalos perdidos
por sábanas apaisadas
y la torpeza
de vivir suspenso
de lazos de abrigo.
Somos eso,
amasarse como alivio,
abrevaderos de alientos
persiguiendo plenitudes
para sellar los pliegues.
Será el absurdo,
pero será. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

LAS PALABRAS QUE NO EMIGRAN.

En la rendija está la huída y en la bisagra lo posible mientras el viento amarillo barre las aceras negras. En tu mirada de almíbar ...