domingo, 13 de agosto de 2017

ME VIERON.

Me vieron en el funeral
de un punto muerto
y yo disimulando.

Soplé velas numeradas,
sin presión
desde una boca inhábil,
celebrando una prórroga
en cierto modo precaria.

Navegué en dique seco,
en vía muerta cogí billete
y tengo llaves maestras
para vagones helados
de un tren de arcilla.

Cincuenta y dos son
los años transcurridos
a trompicones,
el último fue más negociado. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

Ese dios que nunca hubo.

Ese dios que nunca hubo, que nos hizo cobardes a la par que soberbios. Cobardes para necesitarlo y demasiado soberbios como para no ac...