viernes, 4 de agosto de 2006

FÁBULA DEL CAZADOR DE FLORES

Aquel cazador de flores,
de pétalos coleccionista
que acechaba en los jardines
o en las lomas indómitas,
siempre acabó enredado
entre tallos espinosos,
o despedido
hacia la ortiga.
Sediento de los néctares
que barnizaran su alma,
ignoraba las marañas
y los panales,
que vertían enjambres
de abejas preventivas,
sabedoras del expolio.
Érase un cazador,
o una presa,
dependiendo del bosque,
de lo acotado,
furtivo o con licencia,
malogrado siempre
por su afán,
por el ansia de aromas,
de colores.
Y desistió,
optó por la compra
de esencias a granel
y colores sintéticos
de alta resolución.
Y así murió,
marchito en su tiesto,
empachado de sol
entre persianas,
añorando manchas de polen
en sus yemas de cayo.
 

1 comentario:

  1. Hola, me gusto tu fabula, sobre todo porque escribi una novela bajo el titulo de Cazador de Flores, esta a punto de ser publicada por araña editorial en valencia,,, mi e-mail es logueben15@hotmail.com

    ResponderEliminar

Comente si quiere que se publicará si me place.

A LA DÉCIMA VA LA VENCIDA.

A esta altura del camino  pesa menos la conciencia,  se toman ciertas licencias,  se asume que no hay destino.  La leve fuerza del sino  no ...