sábado, 19 de enero de 2008

LEGÍTIMO

Me dieron nombre
y heredé apellidos.
Así deambulo
por la existencia,
con equipaje ajeno.
De prestado ando
pues nada tengo
mas que mi ser,
mi incómodo habitáculo
de carne experta
en dolores
y breves placeres.
Soy circunstancial,
cuarenta y dos años
de accidente errante.
Un encuentro,
carga y apoyo,
unas veces útil,
otras desechable,
prescindible,
figuración vana
para los otros.
Molécula
en el gran átomo,
sólo mi niña,
aún riendo,
como broma,
dice que soy
su legítimo Rey.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

LAS PALABRAS QUE NO EMIGRAN.

En la rendija está la huída y en la bisagra lo posible mientras el viento amarillo barre las aceras negras. En tu mirada de almíbar ...