miércoles, 25 de agosto de 2010

DE LA ROSA

De la rosa que te entrego,

envidia tengo,

envidia por la certeza

que la flor tiene,

certeza de muerte,

de fin obligado,

mas será en tu mano,

en tu pecho,

o en un jarrón,

convaleciente,

medicada

por tu aliento.

Quién muriera

como la rosa,

como la flor

que hoy te entrego.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

A LA DÉCIMA VA LA VENCIDA.

A esta altura del camino  pesa menos la conciencia,  se toman ciertas licencias,  se asume que no hay destino.  La leve fuerza del sino  no ...