jueves, 26 de mayo de 2011

FLOR DE OCASO

Poco más que flor de ocaso,
apocalipsis en formol,
marchitando todo al paso
en la huída del clamor
que le advierte la deriva
del barco desarbolado,
con camarote ocupado
por destello de luz viva,
que las negruras esquiva
en su mundo fabulado.
No ocurrió esto que pasa,
que son cosas de los vientos,
mentirosos irredentos
que se cuelan en la casa.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

NO DEJÉIS.

Tras la celosía de un confesionario oscuro se camufla el mal engullendo pecados. En los altares, carne y sangre en ofrenda y sermón ...