lunes, 5 de diciembre de 2011

VIRTUD RIMADA

Moldeable es la conciencia 
y a medida nunca escuece. 
Hasta virtud nos parece 
lo que no es más que indecencia.
Efímera es la memoria 
de los arrepentimientos, 
si son blandos los cimientos 
y reposan sobre escoria. 
Y del penar irredento
pasamos a nueva gloria 
cuando se acaba el tormento. 
Reescribimos nuestra historia 
erigiendo monumentos 
a la fatal trayectoria. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

A LA DÉCIMA VA LA VENCIDA.

A esta altura del camino  pesa menos la conciencia,  se toman ciertas licencias,  se asume que no hay destino.  La leve fuerza del sino  no ...