Tantos dioses he matado

No sabría decir
cuántos dioses he matado.
Mi torpe cabeza los crea
en siete días,
como clavos ardiendo
y la razón sentencia,
por mor de la luz,
desparasitar el seso.
Mientras viven intentan
vender falso consuelo
de eternidades,
amparados en la soberbia
del que no se asume
carne perecedera.
Mas los anticuerpos
actúan efectivos
tras la vacuna de pensamiento,
la cura de humildad
que asola los olimpos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

CEDIENDO PASO A LA PRIMAVERA.

DESEOS 2017.

816