miércoles, 30 de abril de 2008

BRISA

Hay días
que camino a contraventana,
la cara al fresco,
maquillado de aire.
Erguido sin arnés,
centelleando a ojo
media sonrisa en oferta,
celebrando los cruces
y los roces.
Y no hay motivo
para tal lujo,
más bien al contrario,
pues los días pesan
y espesan los anhelos.
Pero me enfrento
a las luces,
pisando sombras huidizas.
Esos días
soy y estoy,
no falto
y se me nota.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

VIVIR AL CABO.

Disipadas las pirotecnias en la agonía del espumillón vuelve el frío del día común de otro año incierto. En los propósitos uno sólo, ...