miércoles, 30 de abril de 2008

MADRIGUERAS

Enfermas,
terminales,
las ciudades vomitan
habitantes víricos.
Enquistados tras sus muros,
hozan en su miseria
estremeciéndonos
cuando la luz,
la que a veces se enciende,
nos muestra las heces pútridas
de lo humano.
Las paredes sucias
de grito empapado,
y niñas,
niños,
creyendo que la vida
era eso,
el infierno como hábito.
Cuánto terror
dan los espejos.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

VIVIR AL CABO.

Disipadas las pirotecnias en la agonía del espumillón vuelve el frío del día común de otro año incierto. En los propósitos uno sólo, ...