lunes, 5 de mayo de 2008

Y MIRA TÚ

Y mira que vi cruces,
encrucijadas,
disyuntivas.
Y mira que opté
por lo llano
o lo escarpado,
dependiendo de la luz
que ofrecía el horizonte.
Siempre tropecé,
topando abismos
o lagos insalvables,
en los que nadar
desnudo al frío,
emergiendo a escarcha
de la otra orilla.
Y mira que erré,
errante y erróneo,
en convoy incierto,
con la muerte al arcén
o en la posada,
sabiéndola al acecho.
Y mira tú,
que ahora,
tras lo recorrido,
vuelvo a calzarme
en suela dura,
con alforja raída,
peregrino de mis fallos
y mis aciertos
menores,
mínimos,
inapreciables.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

TAN FUERTE.

Soy tan fuerte, tan entero me encuentro que no me asusta la muerte que me ronda. Tan fuerte estoy que no me horroriza respirar por e...