miércoles, 22 de septiembre de 2010

Si es por querer quiero,
y tu entraña anhelo
y que me quieras así,
como hasta ahora viví,
con celo,
con fuego,
agua y miel en la hondura,
extraviarme en la espesura
y encontrar el faro de tu piel.
Que con tu piel hago libros,
páginas de versos locos,
los hay sutiles o broncos,
y es tu espalda lo que escribo.
Tu espalda como llanura,
como frontera de invierno,
alejándome del infierno
que es edén tu encarnadura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

LAS PALABRAS QUE NO EMIGRAN.

En la rendija está la huída y en la bisagra lo posible mientras el viento amarillo barre las aceras negras. En tu mirada de almíbar ...