jueves, 9 de diciembre de 2010

CUÉNTAME

Cuéntame el cuento
que no cuentas,
que no quieres contar
los momentos
que duelen al aliento.
Me sé la historia,
la tengo en la memoria
con  más pena que gloria.
Cuéntame,
que escucho la vivencia,
la rabia y la violencia
que guardas en mi armario.
Léeme ese diario,
corregiremos renglones
que se tuercen a empellones
y son cuentas de rosario.
Cuéntame y duerme,
chiquilla,
suelta el lastre
y borramos pesadilla.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

PARA QUÉ PREOCUPARSE.

Entended que no somos en proporción a lo que existe, a lo que sabemos que es y que vivir es pestañeo de un Dios imaginado. Para qué pr...