martes, 7 de diciembre de 2010

NO TENGAS PENA DEL AGUA

Yo sé que tienes pena 
de las aguas de los ríos
que se pierden en arenas
o entre sales de mar frío,
pero no puede tu mano,
pequeña pero afanosa,
retener lo yá licuado
por la vida borrascosa.
Pero el árbol sigue aquí,
la rama que a tí te mece
y que al sentirte reír
su hojarasca reverdece
para mullirte un buen lecho
en el que puedas soñar
y reanudar otro trecho
de lo que tienes que andar.
Que de río serás agua
que estaré  siempre a la orilla,
contemplando como fraguas
esa vida que es la mía. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

LOS PÁJAROS.

Es tiempo de cuervos  con las alas bastardas sembrando el graznido  desde las atalayas.  Cuervos en negro  y en amarillo, cuervos.  De estan...