domingo, 11 de mayo de 2014

Ríe.



Bien parece que mal
es mejor
y así nos reafirmamos.
Y me miro
y me contemplo
como testigo ajeno,
espectador invitado
a la ópera buffa,
en la que canto coros
en tercera voz.
Y me cuestiono,
a estos años
de fajador,
si no debiera
renunciar al tongo.
Ríe, payaso,
rezaba el aria triste.
Ríe, o no sé,
la lágrima ya no inmuta
el maquillaje,
la función es incierta
en esta carpa demencial.
Debe el show continuar,
o degollar al apuntador
que martillea la sien hastiada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

MINOTAURO CIEGO.

Recolectando monedas sueltas de tiempos muertos, mientras  buscaba lágrimas viudas en cualquier cementerio, cayeron como llamada todos...