domingo, 11 de mayo de 2014

Ríe.



Bien parece que mal
es mejor
y así nos reafirmamos.
Y me miro
y me contemplo
como testigo ajeno,
espectador invitado
a la ópera buffa,
en la que canto coros
en tercera voz.
Y me cuestiono,
a estos años
de fajador,
si no debiera
renunciar al tongo.
Ríe, payaso,
rezaba el aria triste.
Ríe, o no sé,
la lágrima ya no inmuta
el maquillaje,
la función es incierta
en esta carpa demencial.
Debe el show continuar,
o degollar al apuntador
que martillea la sien hastiada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

BARCELONA.

Al grito de dioses viejos y odios cultivados, se siegan vidas al paso para germinar rabia en bruto. Tras la sangre injusta y alguna p...