martes, 7 de agosto de 2007

CICLOS

No pasó nada,

toda mancha se limpia,

toda herida cicatriza,

toda ofensa era desvarío.

Todo normal,

como siempre,

cotidianeidad,

rutina alcanforada

y a esperar,

sentado en el banco

de tablas de incertidumbre,

a la próxima algarada,

al próximo grito,

espuertas de rencor,

estercoleros en diluvio

que pasarán,

se borrarán,

se curarán.

Otra vez el andén,

y el próximo expreso

te arrollará,

y pasará,

y otra vez,

no pasa nada,

es normal,

cosas que se dicen

y a esperar,

otra vez,

no pasa nada,

nada

y a esperar,

el estruendo

y el chaparrón,

que todo lo lava

y otra vez,

a esperar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

A LA DÉCIMA VA LA VENCIDA.

A esta altura del camino  pesa menos la conciencia,  se toman ciertas licencias,  se asume que no hay destino.  La leve fuerza del sino  no ...