miércoles, 13 de agosto de 2008

CANTA

Muéstrame la ausencia

de tus dientes de leche,

perecederos,

caídos y atesorados

como medallas

al mérito del crecer.

Sonríe en la mella

abriéndome las ternuras

que suelo encerrar

en bolsillos interiores.

Colúmpiate

en mis pesares,

mécete

en mis enojos

nunca eternos

y canta.

Tararea la canción

inaudita,

inédita

e indómita

y duerme tu voz

en mis brazos.

Alboréame

en la tarde

espantando mis espectros,

los que vuelven,

los que están,

disuélvelos

amaneciéndolos,

matándolos de Alba.

1 comentario:

Comente si quiere que se publicará si me place.

SÁBADO DESTEMPLADO.

Llegan las horas rezagadas  de un sábado destemplado  de madrugada de máscara  que obvié por desencanto.   En la taberna atruena e...