lunes, 11 de agosto de 2008

ONCE DE AGOSTO

Un año más,
otro grado en la escala.
Otro tomo biográfico
en la estantería,
haciendo colección
junto a lomos sobados,
las baldas yá combadas.
Volúmenes de anuario
que consultar
si procede hurgar,
evocar,
añorar
o tachar.
Cuarenta y tres agostos,
color de pergamino,
a las cervicales
y a las pupilas,
y al acerbo,
al tesoro
de lo vivido,
de lo sabido,
de lo ignorado,
de lo errado
y lo atinado.
Lo gozado,
lo sufrido,
al fin y al cabo
lo transitado.
Hay agasajo ritual,
y material,
y beso y roce,
y niña en mejilla
temblorosa
de superviviente
vocacional.
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

AQUÍ PAZ Y DESPUÉS MEMORIA.

Igual debería negarme, amputarme parcialmente  lo que no acomoda  por mor de la conveniencia.  Igual debiera incurrir en amnesia,...