domingo, 28 de septiembre de 2008

EL INDOMABLE



El zinc de los tejados
se funde bajo lágrimas
de gatas viudas.
Es negro,
más que nunca,
el color del dinero
y el de los tapetes
de los tugurios,
enlutándose
las mesas
de billar.
No está la sonrisa,
leve y azul
del indomable.
¿Qué será de Sundance?
Cabalgando solo,
perdido,
sin la guía
de la estrella
más humana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

A LA DÉCIMA VA LA VENCIDA.

A esta altura del camino  pesa menos la conciencia,  se toman ciertas licencias,  se asume que no hay destino.  La leve fuerza del sino  no ...