viernes, 21 de noviembre de 2008

DE MIS PASOS EN LA TIERRA



No respondo,
me inhibo
lavando mis manos
en aguas turbias
de sal de conciencia.
Visitados los altares,
ofrendando intenciones
y obteniendo silencio,
o penitencia,
rescindo contratos
con el gris cotidiano
y me desencadeno.
Me despeño
en vuelo erróneo
pero propio,
desnudo
de prendas prestadas.
Inimputable,
insolvente en culpa,
absuelto a priori
del crimen de vida.

2 comentarios:

Comente si quiere que se publicará si me place.

LAS PALABRAS QUE NO EMIGRAN.

En la rendija está la huída y en la bisagra lo posible mientras el viento amarillo barre las aceras negras. En tu mirada de almíbar ...