miércoles, 12 de noviembre de 2008

SIN NOMBRE



Mi nombre,
huidizo,
se evade de mí,
me desnomina
condenándome
al anónimo,
a la firma en aspa.
Si me nombran
nunca estoy,
pues no soy
el titular de la palabra.
No hay labio
que me articule,
condenado
al desafecto,
purgo culpas
sin saber la causa
del abandono
de mi nombre despechado.

1 comentario:

Comente si quiere que se publicará si me place.

Ese dios que nunca hubo.

Ese dios que nunca hubo, que nos hizo cobardes a la par que soberbios. Cobardes para necesitarlo y demasiado soberbios como para no ac...