martes, 4 de noviembre de 2008

MARCHANDO

Tiempo hace que la frase
tengo lista,
al punto.
Debidamente tasada
la ración,
emplatada sin adorno.
La frase,
de artículos salteados,
preposiciones
y sustantivos
justos y sustantes,
sin adjetivos especiados,
y el verbo crudo,
duro pero fresco;
la oración,
adobada de sentido
e intenciones frías,
está.
Mas no encuentro
el instante,
rebuscado en bolsillos,
dobladillos,
delantales
forros,
cajones y despensas.
No aparece el minuto,
quizá escondido,
a la espera ingénua
y temerosa
del no acontecer,
del ansiado fin
del festín amargo,
de la cancelación
de la próxima reserva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

ME VIERON.

Me vieron en el funeral de un punto muerto y yo disimulando. Soplé velas numeradas, sin presión desde una boca inhábil, celebrando u...