martes, 13 de enero de 2009

CURVAS SIN COMPÁS

Cuán nefasta es
la luna en mitad,
sesgada,
ocultando sombras,
negando luces.
Qué tajante el cruce
en los caminos,
en colisión de trayectoria,
o el aspa de molino
titánico,
descalabrando caballeros.
O la estrella real,
de reyes viejos,
encajando triángulos
y encerrando niños
en un pentágono alambrado.
Busquemos el plenilunio,
circular y denso,
y la rotonda
como oferta
de camino cierto.
La esfera de la razón
frente al corte,
a cruz o alfanje,
de lunas
o firmamentos.
Desterremos las aristas,
la tajante recta,
y rodemos,
en tiovivo ovillado,
centrífugo,
para hallar la curva,
la parábola exacta,
que el olivo crece
en tierra combada
y no existe el llano,
la planicie absoluta,
en una tierra esférica.
Dibujemos,
sin cartabón
ni escuadra,
a mano alzada,
las elipses
que entrelacen lo común,
ajenos a diseños
de vil delineante,
cartógrafo sectario
del mapa de la infamia.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

TAN FUERTE.

Soy tan fuerte, tan entero me encuentro que no me asusta la muerte que me ronda. Tan fuerte estoy que no me horroriza respirar por e...