sábado, 10 de enero de 2009

ROSAS DE PIEDRA


Si yá lo sé,
me consta,
mi jardin solo tiene
rosas de piedra,
sin aroma,
esculpidas a cincel
de vivencias desmedidas.
Pero rosas,
rosas son,
sin espina
y con pétalos de a kilo.
Cuánto pesa
la belleza sólida,
aristas al viento,
inamovible,
sólo herida de tiempo
y de climas
inclementes,
despiadados,
musgo invasor
y lujuriosa hiedra,
abusando de mi muro.
Mi pared
no admite lamentaciones,
ni oraciones
junto al pórtico.
Defensa amurallada
mas nunca paredón.
Apóyate,
descansa,
deja tu nombre
adosado a color,
pero no vomites
que desbocas los sillares
en lapidación.
Sí,
lo sé,
no queda néctar en mi cáliz,
otros enjambres vinieron,
y emigraron desolados.
El granito no alimenta,
no hay botín para el saqueo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

ME VIERON.

Me vieron en el funeral de un punto muerto y yo disimulando. Soplé velas numeradas, sin presión desde una boca inhábil, celebrando u...