viernes, 16 de enero de 2009

TRANSMISIÓN Y CADENAS

La cadena,
bien forjada
por herreros ausentes,
indefinidos,
es el engranaje,
la transmisión de la condena
que compartimos,
sin voluntad
ni culpa,
contaminando hermanos
con la plaga
del vasallaje.
Tanto deslumbra
el brillo del eslabón
que,
cegados,
vemos alhaja
donde hay grillete.

1 comentario:

  1. A veces las condenas tambien se conparten con voluntad y estamos tan cegados que reálmente no vemos lo que hay en realidad,no vemos la verdad,la mentira,la maldad.
    Lo triste de todo esto es que sin darnos cuenta nosotros mismos nos codenamos.

    ResponderEliminar

Comente si quiere que se publicará si me place.

LAS PALABRAS QUE NO EMIGRAN.

En la rendija está la huída y en la bisagra lo posible mientras el viento amarillo barre las aceras negras. En tu mirada de almíbar ...