lunes, 26 de octubre de 2009

CEGUERA

Hay ciegos
de invidencia voluntaria.
Niegan las rejas
contra las que topetan
necios,
y ponen candados
a las palomas.
El ave no entiende
de amos
y tiende a la huída
pues el ala grita,
canta vientos
y no hay mano,
ni por fuerte,
ni por conocida,
que axfisie
el despegue.
Abre los ojos,
mira,
ve
y asume el ser
de lo que crees tu estar,
que siempre,
el agua clara,
se desliza entre los dedos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

LAS PALABRAS QUE NO EMIGRAN.

En la rendija está la huída y en la bisagra lo posible mientras el viento amarillo barre las aceras negras. En tu mirada de almíbar ...