lunes, 26 de octubre de 2009

CEGUERA

Hay ciegos
de invidencia voluntaria.
Niegan las rejas
contra las que topetan
necios,
y ponen candados
a las palomas.
El ave no entiende
de amos
y tiende a la huída
pues el ala grita,
canta vientos
y no hay mano,
ni por fuerte,
ni por conocida,
que axfisie
el despegue.
Abre los ojos,
mira,
ve
y asume el ser
de lo que crees tu estar,
que siempre,
el agua clara,
se desliza entre los dedos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

VIVIR AL CABO.

Disipadas las pirotecnias en la agonía del espumillón vuelve el frío del día común de otro año incierto. En los propósitos uno sólo, ...