lunes, 5 de octubre de 2009

MAL MOMENTO

Lastrado por las noches
que acumulo en los bolsillos,
cual mísera calderilla,
las mañanas son densas
de edredón ermitaño
y calles de plomo.
Las tardes
suspensivas
y el reloj amortajado
son la ración diaria,
mi emolumento.
Y así arrastro
mi osamenta apaleada
por los avatares,
cansado,
henchido de humo
de tabaco necio.
Me acorralan
los reproches
en batida,
justos
pero inclementes,
propios y ajenos,
y elaboro una defensa
a silencios huecos
que no me absuelve.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

ESTA PATRIA.

Esta patria de lo mío,  en la que las banderas no ondean  ni suenan himnos en fanfarria,  a veces duele de gente náufraga,  de gente mediter...