lunes, 5 de octubre de 2009

MAL MOMENTO

Lastrado por las noches
que acumulo en los bolsillos,
cual mísera calderilla,
las mañanas son densas
de edredón ermitaño
y calles de plomo.
Las tardes
suspensivas
y el reloj amortajado
son la ración diaria,
mi emolumento.
Y así arrastro
mi osamenta apaleada
por los avatares,
cansado,
henchido de humo
de tabaco necio.
Me acorralan
los reproches
en batida,
justos
pero inclementes,
propios y ajenos,
y elaboro una defensa
a silencios huecos
que no me absuelve.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

LAS PALABRAS QUE NO EMIGRAN.

En la rendija está la huída y en la bisagra lo posible mientras el viento amarillo barre las aceras negras. En tu mirada de almíbar ...