domingo, 7 de noviembre de 2010

ECO Y RESONANCIA

La estridencia de los ecos
de las voces muertas,
almacenadas en trastero
y regresadas como peste
con pretensión caduca,
ya no ensordecen
mas liberan las rabias.
Luego queda la pena,
atónita por el absurdo
extemporáneo,
y se revisitan los pozos,
las fosas sépticas,
salas de estar de la tristeza.
Pero queda el aire
que acude al rescate,
el calor cierto
de nueva voluntad,
y la sonrisa de una muñeca
que borra el renglón torcido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

NO DEJÉIS.

Tras la celosía de un confesionario oscuro se camufla el mal engullendo pecados. En los altares, carne y sangre en ofrenda y sermón ...