sábado, 27 de noviembre de 2010

MAYACINA Y ALEDAÑOS

_DSC0030.jpg
Las aceras exhumadas
de una ciudad en autopsia
muestran dermis
de cemento torturado
y las cloacas
colapsan ahítas
de sueños desechados.
Se maquillan las calzadas 
de rodadas negras,
empolvándose de alquitranes
defecados por brillos de alerón.
Lagrimean las farolas
débiles luces de bajo consumo
que amarillean la existencia
del nocturno caminante,
exhausto de existir,
rodeado de perros
que acechan esquinas
para etiquetarlas de orín huérfano.
El lobo en la ladera
contempla la villa
donde no habita la luna,
resignado al monte recortado.
En el llano,
fúnebre y faraónico,
el castillo de chapa  oscura
que asusta las sonrisas posibles.
La prisión social
dónde la amargura se evidencia,
sin ornamento paliativo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

MINOTAURO CIEGO.

Recolectando monedas sueltas de tiempos muertos, mientras  buscaba lágrimas viudas en cualquier cementerio, cayeron como llamada todos...