viernes, 15 de marzo de 2013

De vez en cuando,
intolerable frecuencia,
llueve ácido de palabra esponjosa.
Se desborda el vaso
de la ira destilada
e intento caminar
sin herir las aceras.
Cultivo el odio
en maceta vieja
e intento podar la sombra
torcida de esa alma muerta
de voz psicofonada.
Persiste la tenia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

NO DEJÉIS.

Tras la celosía de un confesionario oscuro se camufla el mal engullendo pecados. En los altares, carne y sangre en ofrenda y sermón ...