viernes, 15 de marzo de 2013

De vez en cuando,
intolerable frecuencia,
llueve ácido de palabra esponjosa.
Se desborda el vaso
de la ira destilada
e intento caminar
sin herir las aceras.
Cultivo el odio
en maceta vieja
e intento podar la sombra
torcida de esa alma muerta
de voz psicofonada.
Persiste la tenia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

ME VIERON.

Me vieron en el funeral de un punto muerto y yo disimulando. Soplé velas numeradas, sin presión desde una boca inhábil, celebrando u...