miércoles, 13 de marzo de 2013

Podría usted decirme
por qué me tiene acorralado
en sus palabras difuntas.
No diga nada que todo pesa.
Sus vocales son mis deudas.
Su silencio reactiva.
Pendo de la soga
de su discurso necio
y mutante.
Ya pudrió la promesa
y huele a cadáver cada anuncio.
Libéreme y muera.
Sin rencores se lo digo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

LAS PALABRAS QUE NO EMIGRAN.

En la rendija está la huída y en la bisagra lo posible mientras el viento amarillo barre las aceras negras. En tu mirada de almíbar ...