lunes, 11 de marzo de 2013

Vas por el camino viejo
donde las margaritas gruñen
amarillos ácidos.
El camino viejo esconde
entre zarza de olvido
las fuentes sonrientes
de regar anhelos.
Es corto el camino viejo
si no fuera laberinto
de extravío breve.
Siempre camino,
nunca senda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

A FRANQUEAR EN DESTINO.

Entre las camisas ahorcadas, huecas de mí, hay aún sitio para otro hábito que monje nuevo haga para cualquier próximo rito. Porque me...