Vas por el camino viejo
donde las margaritas gruñen
amarillos ácidos.
El camino viejo esconde
entre zarza de olvido
las fuentes sonrientes
de regar anhelos.
Es corto el camino viejo
si no fuera laberinto
de extravío breve.
Siempre camino,
nunca senda.

Comentarios

Entradas populares de este blog

CEDIENDO PASO A LA PRIMAVERA.

DESEOS 2017.

816