sábado, 9 de noviembre de 2013

MUERTE Y RESURRECCIÓN

Cuando la luz se instaura entre tus senos
y mi sien reclama abrigo
de muslo tibio,
latente,
resucitan los canales
y la tormenta es dueña
de tus centros espirales.
Canta mi lengua
las sales más arcanas
y mi rostro es presa
de la ola ansiada.
Saciada la sed
de mieles aladas,
es tu boca la que ora
comunión y ofrenda.
Detrás vienen los vértigos
de invasiones acompasadas
y las fricciones acusan
erosión de piel expuesta.
Cruenta batalla
entre sangres retenidas,
bandera de mano,
himnos boca a boca,
hasta que el Universo colapsa
expandiendo galaxias
por los vacíos conocidos.
Breve muerte,
resurrección pausada.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

LAS PALABRAS QUE NO EMIGRAN.

En la rendija está la huída y en la bisagra lo posible mientras el viento amarillo barre las aceras negras. En tu mirada de almíbar ...