miércoles, 27 de noviembre de 2013

No quisiera

De verdad que no quisiera
desenterrar la rabia sucia,
la que habita en las trincheras
de las tripas contraídas.
En verdad os digo que no es bueno
llamar a los tornados
que encarcelo en mi frente
entre las cejas.
Infiernos atesoro
en cofre no bendito
y siete plagas sin dioses
a los que rogar clemencia.
Dejadlo estar así,
tenedme en falso,
que mi verdad no tiene
retorno sin la herida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

LAS PALABRAS QUE NO EMIGRAN.

En la rendija está la huída y en la bisagra lo posible mientras el viento amarillo barre las aceras negras. En tu mirada de almíbar ...