miércoles, 27 de noviembre de 2013

No quisiera

De verdad que no quisiera
desenterrar la rabia sucia,
la que habita en las trincheras
de las tripas contraídas.
En verdad os digo que no es bueno
llamar a los tornados
que encarcelo en mi frente
entre las cejas.
Infiernos atesoro
en cofre no bendito
y siete plagas sin dioses
a los que rogar clemencia.
Dejadlo estar así,
tenedme en falso,
que mi verdad no tiene
retorno sin la herida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

PARA QUÉ PREOCUPARSE.

Entended que no somos en proporción a lo que existe, a lo que sabemos que es y que vivir es pestañeo de un Dios imaginado. Para qué pr...